La búsqueda del tesoro: “El vestido”

Aunque todavía no estés ni un poquito mentalizada… a tu boda le quedan apenas meses para celebrarse. Llega el momento de empezar a hacer planes. Y uno de ellos es el disfraz… digo vestido!!

Lo de comprar el vestido es toda una aventura. Se planifica con muchos meses de antelación y es una de las decisiones de las que más puedes disfrutar si sabes afrontarlo con inteligencia y seguridad.

Antes de empezar con rutas de tiendas, catálogos de megamarcas, post-it, notas al pie, tablones en Pinterest, tablas de Excel, destacados en la agenda y descuentos y ofertas… Antes de todo eso mejor que te empapes de todo eso que nadie te cuenta nunca.

1. El vestido de tus sueños no existe.

Existe el vestido perfecto, sí. Pero no el de tus sueños, no como tal. Aquel que siempre soñaste ya no es lo que imaginabas, ya no está de moda o te sienta fatal. El vestido perfecto está ahí fuera pero para encontrarlo hay que recorrer muchas tiendas y talleres y, sobre todo, olvidarse de todas las ideas preconcebidas. Tener la mente abierta te ayudará a vencer la frustración que, a veces y sobre todo los días de invierno que llueve…, acompaña a la búsqueda del vestido de novia. No te desanimes y sigue buscando. Cuando menos te lo esperes y, quizá a pocas perchas de distancia, lo verás.

2. Ni demasiado pronto.

Lo primero es lo primero: el dónde y el cuándo son primordiales para la elección del vestido. Dos de los pilares para determinar el estilo del vestido. Piérnsalo. ¿Cómo quedaría un vestido ultramoderlo brillante o picando a sexy en una boda en una catedral? ¿O un vestido de superprincesa de cuento de gasa y un larguísimo velo en una boda minimal en el bosque…? Una cosa te pedirá otra.

3. Ni tampoco demasiado tarde.

Lo mejor es empezar a buscar unos 12 meses antes de la fecha. Así podrás mirar con calma, visitar diferentes tiendas, hacerlo todo a medida o con un diseño exclusivo… tendrás también el tiempo para poder respirar y pensar en frío después de cada prueba.

4. Cuenta el presupuesto total.

Un error común a la hora de presupuestar el vestido de novia es olvidarse de incluir tanto los complementos como las modificaciones. En el look final entran en juego el velo, las joyas, el calzado, la lencería y corsetería e incluso las medias (si es que las llevas puestas y las de repuesto).

5. Confía en la opinión de las demás.

Tu madre, tu hermana, tu mejor amiga. Mejor que sean pocas. Cada vez que alguien abre la boca cuando estás buscando tu vestido… la decisión se vuelve cada vez más difícil. Lo mejor es que sean siempre las mismas así tendrán una opinión objetiva y podrán comparar. Deberán ser lo suficientemente cercanas y sin pelos en la lengua para que cuando te digan “oye! ese no…” no te lo tomes como algo malo.

6. Olvídate de las tallas.

Nunca te fijes en la talla. Un vestido de novia es Alta Costura. Si lo quieres lo harán para ti, adaptándolo a ti en todos los sentidos. Cambios, variaciones, ajustes, mejoras… si te gusta la base, los profesionales harán el mejor de los trabajos para convertirlo en TU vestido.

7. Mejor que sobre que no que falte.

Una regla de oro. Tenlo siempre en mente: siempre es más sencillo cortar que añadir.

8. Mantén la cabeza fría.

No te pongas nerviosa. Intenta aprender un poquito en cada una de las pruebas: patrones y tejidos. Satenes, tules, capas de organza, rafia, seda, lana… abre la mente y recapacita acerca de los pros y los contras de cada material, forma y complementos. Se consciente de la forma de tu cuerpo y altura, de lo que más te favorece, de lo que puede resultarte más cómodo en general. A veces un cúmulo de estos detalles acaban por detalles acaban por determinar el estilo y la base de tu vestido.

9. Pide permiso y saca fotos.

Desde todos los ángulos. De las caídas, escotes, detalles, espalda, de perfil, de la cola… de todo vamos. Haz fotos y dale unas cuantas vueltas antes de tomar ninguna decisión.

10. Elige Marca vs. Atelier.

Empieza por un tour de tiendas. Ver mucha variedad de estilos, te ayudará a saber descartar. Se selectiva a la hora de probar, si no lo ves en la percha no lo pruebes. Por muy bien que te quede… si no es lo tienes en la cabeza acabarás decepcionada sí o sí. Si en este tour no encuentras nada que se acerque ni lo más mínimo o si desde un principio ya sabes que quieres algo único y exclusivo, tu opción es el atelier.

Podrás encontrar la mejor selección de las marcas más conocidas en casi todas las ciudades de España, pero quizá no sea la mejor opción y tu vestido esté esperando por ti en una pequeña tienda multimarca de un pueblo costero en el que nunca pensaste comprar el vestido de tu vida (como en mi caso, cuando encontré a Tul Novias en Boiro).

Es el momento de empezar a patear. Abre los ojos y toca, siente, toca otra vez, mírate… y creetelo: eres una novia 2016.

Nuestros diseñadores favoritos entre una larga lista y por donde puedes empezar a bichear: Jesús PeiróAnna CampbellFrom Lista With Love, Rosa ClaráBasaldúaDavid Christian MadridOtaduyBeba’s ClosetHelena Mareque, Alberta Ferretti, Jenny Packham

Ánimo y disfruta.

Buena semana!! MML

¿Tú qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.